Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Fidelización’

La palabra es: Crisis. Nada de desacelaración programada, ni ajustes económicos mas intensos de lo previsto, ni pequeños loquesea coyunturales, ni más eufemismos baratos. Y lo más grave es que no estamos en crisis sino que entramos en crisis es decir, que lo peor aún está por llegar.

Pero como no hay mal que por bien no venga, los periodos de crísis suelen agudizar el ingenio y la creatividad. Dicho sea de paso, es una pena que “sólo” se use la cabeza cuando no se puede recurrir a la chequera…

Uno de los más tocados por la recesión siempre ha sido y es el sector automóvil: el coche es el S.E.R. por excelencia y por consiguiente el primero en sufrir las consecuencias de la falta de liquidez de tal manera que los habituales 10% de descuento que se solían obtener recorriendo los concesionarios de la zona ya no son suficientes para motivar la compra de un vehículo nuevo. Evidentemente, con más descuento habría más clientes. Pero no tiene sentido descontarle hasta un 15-20% a un simple Peugeot 207.

¿Salvo? Salvo que te compre 2. Pero no 2 ahora mismo sino uno detrás del otro: si en lugar de comprarte un Peugeot 207, te compro uno ahora y otro Peugeot de la misma gama cuando haya terminado con este, me harás este descuento del 15-20% sobre los 2 . Dicho de otra manera: fidelidad anticipada u, otra versión de Prepago concertado vs. Contrato.

Por supuesto, queda por determinar cuántos años (o km) me das para comprarte el segundo coche, las condiciones de retracción y un montón de detalles técnicos de gran importancia para el éxito o fracaso de la medida. Pero eso se lo dejo a los profesionales con gafas de pasta y corbata 😉

P.D.: Nada que ver con un leasing en el que puedes optar a financiar un nuevo coche una vez terminado el contrato del primero. En el caso de la doble venta, hay compromiso firme de compra que es lo que permite otorgar un mayor descuento. Y ya que se menciona, perfectamente combinable con un leasing sobre los 2 véhiculos 😉

Read Full Post »

Introducción:

A raíz de una pregunta de jmira en el wiki de Nuestr@ OMV, he aquí mi opinión sobre las ventajas del prepago vs. contrato, tanto desde el punto de vista del usuario como de la operadora:

Empecemos con un chiste:

Pregunta: Señor, si le pago antes de consumir y por consiguiente Usted va a disponer antes de mi dinero y también de los intereses de mi dinero, si así Usted se asegura la ausencia de impagos, si además Usted no necesitará establecer ni cobrarme una factura ahorrando en gastos de gestión: ¿Qué ventaja me ofrece a cambio?

Respuesta: Cobrarte más y tratarte peor.

El motivo de que eso sea la realidad en lugar de un chiste es que aún existen empresas cuya técnica de venta consiste en tenerte atado con un contrato. ¡A eso le llaman marketing! De lo que estas empresas no se dan cuenta es que los clientes picamos porque nos conviene y no nos queda más remedio pero que lo hacemos rechiñando, a regañadientes, con la sensación de haber entrado al trapo y tener el cuchillo clavado por la espalda.

Todos tenemos alguna tienda, algún bar, algún negocio en el que nos tratan bien y nos da igual que nos cobre un poco – no mucho – más que los demás. La tranquilidad, el trato y sobre todo la confianza que nos generan bien valen un pequeño sobreprecio. Los directores comerciales que creen que en general los clientes no son fieles y que aprovechan cualquier ocasión para marcharse con quien ofrezca algo mejor son los que trabajan en empresas que jamás han sido capaces de fidelizar a sus clientes, o que confunden fidelizar con atar: sus recursos comerciales consisten en fabricar obligaciones, ataduras y recurrir a trabas de todo tipo para evitar que se marchen.

A ver si se enteran: no nos gusta comparar tarifas (y menos aún las de las operadoras), no nos gusta cambiar de compañía, no nos gusta tener que volver a acostumbrarnos a una nueva web de usuario. Pero si la única diferencia entre 2 empresas son sus precios y/u ofertas de terminales, si ninguna es capaz de hacernos sentir a gusto, entonces seríamos tontos en quedarnos parados en lugar de aprovechar las ofertas ajenas. Lo comenté en varias ocasiones: clientes sin cuernos. Porque con cuernos, no podrán ser fieles.

Resumiendo: ¡Malditos prisioneros, siempre buscando una manera de evadirse!

Esto era el argumento emocional del prepago vs. contrato. Pero ya que estamos hablando de negocios, habrá que ser algo más concreto y volver al terreno material:

Prepago Concertado vs. Contrato

Base:

El cliente pacta un importe de consumo anual (ej: 500 €) y obtiene las ventajas asociadas a la cantidad pactada. Este importe se divide en 12 mensualidades (unos 42 €). Al final del año, se emite una factura de regularización con una cantidad “a pagar” si el consumo ha superado el importe pactado o “a devolver” en caso de no haberlo alcanzado.

Anexos:

  • Siempre tienes acceso a tu consumo para ver cómo vas.
  • Puedes pedir o la operadora puede usar un sistema de avisos y/o bloqueo en caso de que te estés desviando mucho del consumo pactado.
  • Se puede recalcular las mensualidades en cualquier momento, a petición del usuario o de la operadora.
  • En caso de que superes el consumo pactado, los minutos, SMS… suplementarios se cobrarán a un precio inferior al aplicado es decir teniendo en cuenta que ya te gastaste 500 € con nosotros, y no a un precio prohibitivo como suele ocurrir actualmente por ejemplo con las falsas tarifas planas de datos.

Ventajas para el usuario:

  • Libertad absoluta: no hay contrato con lo cual no hay necesidad de darse de baja. Te puedes marchar cuando quieres, basta con liquidar/cobrar el finiquito anticipando la factura de regularización.
  • Flexibilidad: has concertado una cantidad, no te has comprometido en pagarla: si consumes menos, puedes cambiar la mensualización cuando quieres (revisión trimestral).
  • Sencillez: sin facturas es decir sin papeleo mensual y sin recargas ya que es la mensualización está domiciliada.
  • Sin perdidas: No hay consumos mínimos mensuales con minutos que se pierden si no los usas. Comentario: Parece mentira que las operadoras hayan tardado tanto en pactar consumos globales para el conjunto de lineas de un contrato de tal manera que el gran consumo de una linea compense el poco consumo de otra. A ver ahora cuánto tardan en pactar consumos anuales en lugar de mensuales en el que el gran consumo de un mes compense el poco consumo de otro.
  • Tranquilidad: todos los meses lo mismo, sin malas sorpresas inoportunas por exceso puntual de consumo. Si has calculado bien – te basaste en la media anual anterior además de ir vigilando tu consumo – la factura de regularización será cosa de afinar unos pocos euros en un sentido u otro. Y si calculaste mal, ya habrás tenido la oportunidad de modificar con antelación tu cuota mensual para evitar malas sorpresas a final de año.

Ventajas para la operadora:

  • Se pactan voluntariamente € y no meses impuestos: Importa la cantidad de euros que se gasta el cliente de manera voluntaria, no el número de meses que lo tenemos encarcelado ni los planes de mínimos que le vamos a sacar. ¿Qué sentido tener a un cliente durante 18 meses pintando la mona?
  • Una sola factura al año: –> menos gastos en servicio de facturación.
  • Prepago (la mensualidad se cobra a principios de mes, igual que los seguros): –> menos impagos y más fondo circulante.

Para cuadrar el círculo:

Además ofrecemos a los usuarios la alternativa del prepago libre: recargas cuando quieres con un mínimo de 10 € anuales.

Read Full Post »

Este capítulo es puro autobombo: en él me voy a dedicar a cantar las bondades en general y lo innovador en particular del sistema de CRM/pricing que he liberado aquí.

Si eres nuevo por estos lares, el proyecto detallado está aquí: práctico, técnico, resumido.

3 puntos que destacar, de los cuales 2 son innovaciones menores y 1 innovación mayor:

  1. Innovación mayor: la relación matemática Descuento = ƒ(Consumo)

    Gran parte del atractivo de este proyecto reside en algo tan sencillo como conectar el gasto del cliente con el descuento otorgado a través de una formula matemática. A eso me refería hace unas semanas cuando reivindique aquello de “Es una idea muy sencilla, de esas que una vez realizadas parecen algo tan obvio que te preguntas como nadie lo había hecho antes.

    Si queremos establecer algo (descuento) en función de otra cosa (consumo) ¿Hay a caso algo más lógico que hacerlo usando una función matemática? No, por varios motivos:

    • Es lo más progresivo: a cada pequeño cambio en el valor de x = consumo, le corresponde un nuevo ƒ(x) = descuento
    • Es lo más amplio: cubre desde el pequeño particular (x bajo) hasta el mayorista (x muy alto).
    • Es lo más moldeable: varios tipos de función (logarítmicas, exponencial, potencial, lineal,…) cada una con sus variables calculadas lo que permite crear una función para cada política comercial.
    • Es lo más manejable: una simple función, sólo 2 variables.
    • Es lo más flexible: se pueden combinar conceptos (Karma, Descuento, Bote) y funciones.
    • Es lo más escalable: la mayoría de las veces ni siquiera necesita modificaciones ya que la función cubre todos los valores de x (ver “lo más amplio”).
    • La única alternativa actual existente es la tabla de descuentos por tramos la cual podemos declinar en 3 subtipos: erróneo, kilométrico o casi casi (hablaré en el próximo capítulo de este caso).
    • Daría trabajo a muchos matemáticos establecer y analizar funciones matemáticas para los departamentos comerciales de las empresas 😉
  2. Innovaciones menores

    1. El Karma:
      • Permite tener en cuenta los antecedentes de los clientes: cuando hablamos de política de fidelización, hay que medir la fidelidad es decir el pasado, no sólo el presente.
      • Permite ponderar estos antecedentes según el tiempo transcurrido desde cada gasto realizado hasta la fecha: tampoco se puede “vivir del pasado”.
      • También permite ponderar las compras realizadas según los criterios elegidos por la empresa: margen de beneficio del producto comprado, política de comercialización, en rebajas,…
      • Fomenta que el cliente anticipe compras ya que le otorga mayor karma (–> mayor descuento) comprar 20 hoy que 10 hoy y 10 mañana. Incluso fomenta que el cliente adquiera un compromiso largo con mensualización del pago.
      • Fomenta el CGC (Customer Get Customer) ya que las compras de los apadrinados por un cliente computan – en un cierto porcentaje – para el karma del padrino.
      • Se trata de un sistema de medición extremamente preciso y muy manejable: con tan sólo manejar 2 botones/variables (α y p) se puede ajustar la función que calcula con máxima precisión el karma (ver resumen).
      • Es flexible: cualquier compromiso adquirido por un cliente y Karma otorgado es facilmente modificable tanto a la alza como a la baja, con o sín penalización según quiera la empresa en caso de desiste. Ventaja para el cliente y la empresa a la vez: ataduras sin ataduras.
    2. La modulación MiPrecio/MiBote:
      • Los 2 apartados son modulables al gusto del cliente sin cambiar el coste para la empresa.
      • Un % mínimo destinado a MiBote permite que el cliente pruebe nuevos servicios.
      • La función “MiBote” puede permanecer oculta y permitir a la empresa calcular un regalo o detalle comercial de un valor perfectamente ajustado al “valor comercial” del cliente.

Próximos capítulos:
II – Argumentos prácticos (aquí)
III- Argumentos lógicos (aquí)
IV – Argumentos éticos

Read Full Post »

Tal y como avisé, estuve rumiando 😀 Fue una rumia de lo más completa: empecé por la 3º acepción, seguí por la 2º y terminé con la 1º (invita la RAE).

Prólogo

Uno puede estar a gusto o no, de acuerdo o no con las opiniones y comentarios ajenos pero lo que jamás puede hacer es negarlos. Además, lo que menos se puede negar son las sensaciones ajenas: puedo contestar y demostrar que tal o tal argumento no es válido pero si alguien me dice lo que (re)siente, no puedo contestarle: “No, ¡qué va! no sientes eso”.

Y la sensación general producida al leer 1ppy más allá del – educado – “¡Cuánto te lo curaste!” inicial, ha sido la de “¡qué complicado!”.

Podría – creo 😉 – enrollar al personal disertando sobre la diferencia entre complicado y complejo, simple y sencillo. Pero estaría cumpliendo con el papel del perfecto “ciego porque no quiere ver”. O del perfecto blogger que cree que el post está por encima de los comentarios (algunos van hasta suprimirlos), sobre todo de los que te llevan la contraria.

–> Si 1ppy da la sensación de ser un sistema complicado, hay 2 soluciones:

  1. dejar 1ppy como está y mejorar la explicación para hacer desaparecer la sensación (problema de forma).
  2. mejorar 1ppy (problema de fondo).

Por supuesto, la solución correcta es la 3ª 😀 , la cual consiste en coger un post virgen en el que introducimos mucho de la solución 2 y unas gotas de la solución 1. A continuación, se recomienda publicar y esperar 😉

1ª digestión: el proyecto original

1ppy, de manera general y ya sin limitarnos al negocio de la telefonía, se basa en 4 conceptos/pasos claves:

Consumo -> Karma -> Descuento -> Precio/Bote

– El Consumo son las compras efectuadas (o inducidas en casos de CGC) por el usuario.

– El Karma K = ∑(i=1–>n) [Cipi * e(TTi * α)] es un intermediario entre el Consumo y el Descuento D = β * Ln(K) + γ. Mide económicamente al cliente. Es un paso translúcido: el cliente se entera de su Karma si lo busca, por ejemplo en su página de usuario, pero nunca se lo mandamos.

– El Descuento es el paso previo al Precio P = δ * (1 – D) y al Bote B = D / (1 – D). Recompensa económicamente al cliente. Es un paso transparente: sin interés ni visible para/por el cliente.

– El Precio es el precio exclusivo aplicable a este usuario. El Bote es la reserva de la que dispone el cliente para compras auxiliares o la empresa para regalos a dicho cliente. Los 2 son frutos del descuento e pasos visibles: es información que se manda al cliente.

α, β, γ, δ son las 4 variables que ha de fijar cada empresa para adecuar el sistema a su tarifa/marketing.

p es el coeficiente ponderador (%) que aplicamos a cada producto en caso de que algunos sean de mayor valor añadido o queramos otorgarles mayor relevancia comercial que otros, mientrás que TT representa el tiempo transcurido en días entre la fecha de la compra y la fecha de calculo del Karma.

Esta es la versión completa del proyecto: completa porque es la que tiene en cuenta todos los factores, la más fiel, progresiva y personalizada dentro de la sencillez.

2ª digestión (o rumia): una alternativa más simple

Sin embargo, para los que prefieren sacrificar algo de calidad a cambio de mayor simplicidad 😉 , se puede recortar los pasos y mucho:

Consumo –> Precio

Basta con relacionar el Precio directamente con el Consumo, sin el intermedio del Karma. Y sin el añadido del Bote

Por cada consumo (recarga, compra…), se ofrece un descuento en relación con la cantidad (ponderada) pagada/recargada. Pero en lugar de recurrir a múltiples, largas e incoherentes tablas de descuento por tramos, usamos una simple formula matemática:

D = a * Ln(Cp) + b = Cuánto más recargo/compro, más descuento –> menos pago (por unidad; sigo pagando más en total por supuesto).

MiPrecio según recarga

En el caso práctico de Yoigo, obtendríamos por ejemplo la tabla adjunta.

Por supuesto, a diferencia de las tablas de descuento “hechas a mano”, no es restrictiva a las cantidades indicadas: uno puede recargar lo que quiera o, visto desde otro ángulo: el precio lo eliges tú.

Ejemplo: para tener un Precio global (establecimiento, minuto, SMS, 10MB) de 10 céntimos, has de hacer una recarga de 500 €. Puede ser con una recarga automática mensual de 42 € y factura de regularización anual si quieres.

Por supuesto, el consumo de minutos, SMS, MB… a mayores en la factura de regularización se facturará también al mismo precio (0,10 €) y no a una tarifa abusiva como suele ocurrir por ejemplo con los planes de datos.

Es muy práctico para fomentar un mayor consumo y llevar a tus clientes a comprometerse pero al mismo tiempo dejarles total libertad, por muy antónimo que parezca.

Solo hay una limitación matemática: R < e((±a-b)/a). No tiene apenas relevancia y hablaremos de ella en una análisis matemática más profunda.

El post-rumia:

No hay duda ahora de que la alternativa “remasticada” y reducida es extremamente sencilla y fácilmente digerible por los usuarios si bien en comparación con la versión completa tiene el inconveniente de no tener en cuenta los antecedentes del cliente (para lo cual se necesita el Karma) y de no ofrecer una combinación modulable entre Precio y Bote. 2 añadidos valiosos aunque según parece complicados.

En realidad, creo simplemente que quizás conviene empezar aplicando la versión light hasta que los consumidores estén del todo familiarizados con este tipo de tarifas progresivas. Después, estoy convencido de que serán ellos mismos los que irán reclamando que se implementen las mejoras de la versión completa con comentario del estilo: “no es justo, llevo x tiempo con vosotros y pago lo mismo que uno que acaba de llegar” o “queremos un programa de puntos ya”. Y seguramente otras que no he previsto.
———-

P.D.: A los que no les huele bien el resultado de tanta rumia, se lo he puesto a huevo para comentar 😉

Read Full Post »

De todos los comentarios que he leído pidiendo la implantación de un programa de puntos por parte de Yoigo para que los primeros clientes (dic-06) puedan renovar el móvil, quiero destacar este de Enguillem (c / b):

Estaría bien que monten un sistema de puntos para cambiar el terminal.
Por ejemplo Vodafone ofrece el e65 por 19€ y los que tenemos un móvil Yoigo que se hace viejo tenemos que adquirirlo a más de 100€ con alta de contrato.
¡Sistema de puntos ya!

Enguillem tiene toda la razón: Vodafone ofrecía a sus posibles clientes un Nokia E65 (excelente teléfono) por 19 €. Pero: ¿Cuánto le salía este mismo teléfono con el programa de puntos a un cliente de Vodafone? Respuesta:
Nokia E65 - Cliente Vodafone
Para que la información esté completa, hay que deducir 400 puntos que Vodafone regala por hacer el canje por Internet. Pero lo miremos como lo miremos, permanencia incluida, estamos muy muy lejos de los 19 € que pagará una persona que NO es cliente.

¿Se preguntaron en Vodafone con qué cara se queda el cliente que esta interesado en renovar su teléfono por este modelo? La respuesta, en el título de esta entrada.

Clientes sin cuernos: 1ppy incluye un programa de renovación de terminales pero está hecho de tal manera que nunca jamás un no-cliente pueda tener mejores condiciones que un cliente.

Read Full Post »

Después de destacar los motivos emocionales que me hicieron elegir a Yoigo como objetivo de este proyecto, he aquí razones iguales de válidas pero más cartesianas:

II – El Maridaje

Un maridaje es logrado cuando el vino realza el sabor del plato y el plato sublima los aromas del vino. ¿Qué es lo que puede aportar Yoigo a 1ppy? y sobre todo: ¿necesita Telia Sonera de este proyecto para que su vástayoigo crezca más fuerte e igual de sano?

  • En primer lugar, el sector de la telefonía móvil está ultra mediatizado, mucho más que el de la extracción de pizarra por ejemplo 😀 . Cualquier movimiento un poco innovador encontrará automaticamente un eco muy interesante para este proyecto.

  • Yoigo es la cuarta operadora en España. Es a la vez un buen y mal resultado: cuarto es un excelente puesto al que obviamente aspiran el 96% de las 100 mayores empresas de cada sector. Pero cuarto de cuatro – si exceptuamos a las OMV – no es un ranking con el que uno quiera conformarse. Así pues, Yoigo es la empresa del sector que mayor necesidad de crecimiento tiene. Al contrario de Amena que también llegó tarde pero tuvo que hacerse un hueco en enero de 1999 en un mercado en plena expansión, Yoigo ha llegado en diciembre de 2006 en un sector ya saturado con una tasa de penetración del 103,4%, contra 16,3% a 31-dic-98 (fuente). La conclusión es que abrirse un nicho significativo va a ser sumamente complicado, cosa que la operadora ha entendido perfectamente en su esfuerzo para desmarcarse de sus competidores. Por consiguiente:

    • Además de su conocida blogosferadicción, la necesidad de sacudir el mercado para ir recogiendo clientes hace lógicamente a Yoigo más receptiva a este tipo de proyecto. Al contrario, ninguna de las otras 3 tendría probablemente interés en aplicarlo ya que inventar no entra dentro de sus apuestas: el inmovilismo (también llamado competencia simulada o oligopolio) ha sido y es para ellos la estrategia más acertada.

    • El carácter innovador del Proyecto de CRM para Yoigo les permitirá marcar aún más las diferencias no solamente con las demás operadoras sino con el estilo y la filosofía empresarial en general.

  • El proyecto para Yoigo busca unir sin ningún tipo de concesión y en un mismo plan de CRM sencillez, transparencia, personalización y fidelización. Se ha demostrado en la entrada ¿Personalización o sencillez? que en sencillez y transparencia nadie le ganaba la partida a Yoigo y que, si bien pecaba de nula personalización, los demás sólo la simulaban. En cuanto a la fidelización, Yoigo ha lógicamente pospuesto el asunto al verano 2008 al llevar sólo un año en el mercado.

    • ¿A qué compañía le resultará entonces menos hostil aplicar el proyecto? A la que menos cambios tenga que hacer en sus actuales planteamientos: dudo bastante que cualquiera de los M.O.V. vaya a prescindir de repente de sus 30, 40 o 50 tarifas para aplicar este proyecto 😀

    • Yoigo necesita empezar a fidelizar sus primeros clientes que llevan 1 año y van queriendo renovar su móvil pero ha dicho y repetido que no tienen intención de entrar en el trapo de regalar teléfonos. 1ppy será una solución perfecta, con efecto retroactivo incluido, para atender a los clientes existentes y fidelizar a los nuevos.

  • Por último, la operadora acaba de lanzar la sala de música y está a punto de implementar un servicio para empresas y autónomos. 1ppy es capaz de montar todo el pricing empresarial sin complicar lo más mínimo las tarifas actuales. En cuanto a la sala de música, lo tiene todo convertirse en una parte interesante del proyecto para el CRM. –> El Proyecto para Yoigo NO es rígido, todo lo contrario: integra perfectamente los servicios existentes y facilita la implantación de los futuros. Nunca será un impedimento (sabéis eso de: el programa no permite hacer…) para mejorar el servicio al cliente.

Read Full Post »

Una vez el cliente seducido, hay que consumar la relación. Y cuando hay dinero de por medio, raramente se puede hablar de amor: las relaciones comerciales suelen ser de sexo puro y duro. Pero los datos evidencian que la fidelidad en los matrimonios españoles es ejemplar… si la comparamos con la tasa de divorcio entre las operadoras de telefonia móvil y sus clientes. El motivo es de lo más sencillo: no hay fidelidad porque no hay fidelización.

Fidelización emocional: el trato.

A ello contribuyen además las propias operadoras que parecen hacer todo lo posible para que los consumidores no nos enamoremos de ellas.
Lo hacen por ejemplo tratando mejor a los nuevos que a sus antiguos clientes: lo comprobé hace poco cuando constaté estupefacto que el teléfono que quería adquirir – el anterior demostró no saber nadar 😦 – le salía hasta 8 veces más barato a alguien que se diera de alta que a mí que llevaba más de 5.000 minutos y unos cuantos MB de inmaculada relación con esta compañía. Así son las operadoras: se dedican a acumular nuevas conquistas de las que se olvidan apenas firmado el contrato.

¡Y si fuera sólo olvido! Pero es que además de aguantar el constante injurio del cortejo abierto a los futuribles, hay que tragar con el famoso servicio de maltrato al cliente, este número dónde 2 maquinas, 3 robots y algunos humanos te preguntan 4 veces tu nombre y el motivo de tu llamada. Prefiero infinidad de veces charlar con Anna antes que con cualquier operador de carne y hueso de una compañía de teléfono móvil. Como claramente lo expresa Johan Ahlund, “Los usuarios prefieren hablar con un robot que parezca una persona que con una persona que parezca un robot“.

Concluye con razón eDans en una columna (entrada blogpdf columna) que ha inspirado el título de esta entrada, que eso de “el cliente es el centro del negocio” se ha convertido en la más grande de todas las mentiras.

Con la llegada de Yoigo, nos hemos encontrado por lo menos con una operadora que intenta que sus clientes no se sientan engañados: no hay ofertas para nuevos aspirantes que no estén también válidas para clientes actuales, y su servicio de atención cliente parece haber superado el colapso inicial. Es un primer pero gran paso para que tengamos ganas de empezar con ellos una relación seria. Sin miedo a los cuernos y al maltrato.

Fidelización racional: los precios.

Si no es por amor, por lo menos las compañías de móviles podrían hacer que nos quedásemos con ellas por dinero; llamadas por (poco) dinero y punto. Pero se ve que la competencia ha sido totalmente ficticia y durante estos años anteriores los consumidores tuvimos que hacer frente al oligopolio M.O.V. con absoluta homogeneidad en las tarifas, recuerden sino la subida pactada conjunta del establecimiento de llamada a 0,15 €.

Está claro que el término fidelización no debe de salir a menudo en los brainstormings de los departamentos de marketing de esas 3 empresas. Lo único que uno recibe con el tiempo pasado en una misma compañía son unos puntos para renovar el teléfono, aunque como mencionábamos al principio, para eso es mejor cambiar de compañía. Y a la pregunta ¿Para qué cambiar? se contesta: ¿Por qué no cambiar?, por qué quedarse?, Qué es lo que hasta ahora diferenciaba a una operadora de la otra? Nada. O casi:

Concluyendo, que es gerundio:

Yoigo carece de los defectos de sus competidores pero aún no ha adquirido las cualidades de estas empresas que enamoran. El Proyecto para Yoigo incluye un segundo gran paso: la fidelización de sus clientes que les volverá completamente inmunes a los cantos de sirena de las otras operadoras. Amor eterno.

Read Full Post »