Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Pajas mentales’ Category

Pequeña paja mental que, de no ser por el espacio, tendría mayor cabidad en un twitt que como post:

Se presume a menudo de objetividad cuando en realidad, de lo que uno solamente puede enorgullecerse es de honestidad/sinceridad: una cosa es afirmar algo sin voluntad consciente de influir en un sentido u otro, y otra cosa es el carácter objetivo o subjetivo de una opinión, que es algo que han de valorar terceras personas.

De la misma manera, uno tiene a menudo tendencia a calificar sus críticas de constructivas cuando en realidad quiere decir “para ayudar”. El caracter constructivo de las mismas es algo que ha de intentar valorar el propio criticado. De lo unico que puede presumir uno cuando crítica algo no es de lo que aporta su crítica, algo que desconoce por completo y suele ser proporcional a su ego, sino de su intencionalidad al momento de realizarla: con animo de ayudar o “pa’joder”.

Resumiendo: no existen ni opiniones subjetivas ni criticas constructivas, sólo opiniones sinceras y criticas en positivo. (esto sí que cabe en 140 😀 )

Anuncios

Read Full Post »

Vía Menéame, accedo a las palabras de Iñaki Gabilondo sobre la falta de movilización de la sociedad actual. Una vez comprobado que, por una vez, el titular coincide plenamente con el contenido 😛 , salto:

No hay duda de que Iñaki Gabilondo tiene razón: hay innumerables casos en los la ciudadanía debería de reaccionar pero parece adormecida. Estamos cómo si eso no fuera con nosotros, en cuyo caso convendría recordar el famoso poema de Martin Niemöller. Y otras veces, por muy implicados que estemos, dejamos que se encarguen otros con eso de que “uno más, uno menos, no se va a notar”. No hace falta que entremos en temas particulares, cada uno tendrá en la cabeza sus propios ejemplos con los que ilustrar esta falta de compromiso social.

Pero una cosa es tener razón, y otra es acertar. La falta de movilización de la sociedad actual es el fruto de un instinto humano: la adaptabilidad. Si las personas reaccionásemos a cada atropello a nuestros derechos y a los derechos ajenos que requieren de nuestro apoyo, estaríamos en un pie de guerra permanente. Independientemente de que deberíamos de dedicar nuestros días enteros a pelear contra toda clase de injusticias, el agotamiento psicológico es el primer motivo por el que mucha gente prefiere recurrir a la vaselina que a las pancartas.

¿Damos por bueno el argumento de que como no puedo con todos, no peleo por ninguno? Ni hablar.
Ocurre que si tenemos en cuenta que Internet ha multiplicado por 10.000 la cantidad de (des)información que recibimos, y que la pelea continua de los ciudadanos con la administración pública, su compañía de teléfono móvil, su ISP, la empresa en la que trabaja,…. agota a cualquiera, explicamos (<>justificamos)  facilmente por qué un alto porcentaje de la población se rinde a la caja tonta por las noches en lugar de pelear, por ejemplo, por una #RedSOS.

La falta de movilización que menciona Iñaki Gabilondo tiene por origen el exceso de movilización necesaria. Y es que quiero que me expliquen por qué, después de trabajar para, entre otras cosas, pagar vía mis impuesto a políticos y técnicos encargados de solucionar y gestionar los asuntos comunes, tengo de gastar aún más tiempo en pelear contra gran parte de sus decisiones y gestiones. O admitimos que siempre seremos gobernados por incompetentes y les dividimos el presupuesto por 2, que de todas maneras, lo harán más o menos igual, o empezamos a darnos cuenta de que la solución no está en la reacción sino en la acción: tropezar toda una vida e incluso varias generaciones en la misma piedra que consiste en creer que la solución pasa por confiar el poder a un grupo de personas y protestar cuando no aciertan es mucho tropiezo. Quizás deberíamos empezar a darnos cuenta de que que no hay buena solución por este camino, que la movilización continua sólo conduce a la desmotivación y desmovilización, y que la solución consiste en que los propios ciudadanos empecemos a tomar las riendas de los asuntos públicos.

¿Cómo? Empresa privada, servicio público. En lugar de gastar nuestro tiempo y nuestra energía con movilizaciones y protestas intentando tumbar errores ajenos -por mucho que la crítica se pretenda constructiva-, convendría usarlas construyendo entidades que, además de fuente de ingresos propios, fuesen útiles para el bien común.
¿Es posible? Creo humildemente que sí: depende sencillamente de las prioridades que uno se fija al crear una empresa. Y lo bueno es que no se obliga a nadie a nada: no hay (ab)uso de la fuerza física (véase comunismo), ni de la fuerza económica (capitalismo), ni de la fuerza psicológica (religión): si uno quiere seguir con el modelo “empresa privada, servicio privado” a mayor o menor ultranza, la convivencia de los 2 modelos es perfectamente sostenible.

Entonces, al estado, por gravedad, sólo lo acabáremos necesitando para unas competencias mínimas, de carácter global y insustituible (asuntos exteriores, defensa, justicia,…): su perpetua incompetencia se verá doblemente reducida por  la propia reducción de su campo de competencias y por su tamaño menor que le proporcionaría mayor agilidad.
El desmantelamiento del estado está, al fin y al cabo, en linea con la tendencia histórica: el primer paso ha sido repartir entre varios las decisiones y gestiones políticas que ostentaba antiguamente un puñado de nobles. A tales efectos, se creó la clase política. El segundo paso consiste lógicamente en que sean los propios ciudadanos los que conduzcan directamente gran parte de su destino. De tal manera que si no les gusta cómo lo llevan otros, siempre tengan la oportunidad de crear otro en lugar de tener que salir a la calle y enfurecerse desde la impotencia de su sofá o teclado.

PD: ¿Y en qué se diferencia esto de la privatización? en el caso de la privatización, primero se descarga al estado de una tarea, y después se crea una empresa privada que acaba ofreciendo un servicio publico privado. Mientras que de la otra manera, primero se crean empresas privadas ofreciendo un servicio público, y después el descarte del estado para esta tarea cae de su propio peso.

Read Full Post »

Juega a ser director del ABC: relaciona cada titular con su foto corespondiente

  1. La mirada del corupto
  2. La mirada del pederasta
  3. La mirada del drogata
  4. La mirada del franquista
  5. La mirada del troll

Por supuesto, cualquier parecido con la realidad sería, como en el caso de Diego, pura coincidencia y resultado de una mezcla de casualidad con falta de ética. Eso sí, habría sido falta de ética a secas y no falta de ética periodística con agravante de cobardía del que sólo titula así con un simple ciudadano de a pie.

Read Full Post »

robs0zc

 

La factura final es de 749,50 €. ¡Increible!

1º – Obviamos el hecho de que, con un factura media de 60 € desde hace varios años (con varios roamings incluidos), algo en sus sistemas informaticos debería de dar la alarma frente a una factura tan anormal.
Lo obviamos porque, por muy evidente que parezca, llega a ser un minucia en comparación con el resto.

2º – Obviamos el hecho de que su sistema de control de consumo ha fallado por completo pues no se me cortó el servicio cuando superé los 30 € de voz ni los 20 € de datos.
Y no, no vale que me repitan 80 veces y a torro pasado que el control de gasto no funciona en roaming. Eso señores, lo tienen que escribir negro sobre blanco en su web cuando uno se da de alta en este servicio. Tampoco me podeis exigir como lo habeis intentado hacer varias veces que os llamé para saber si esto o aquello va a funcionar o no porque voy al extranjero: presunción de que vuestros servicios funcionan, salvo que aviseis de lo contrario al momento de contratarlos.

También lo obviamos por el mismo motivo que antes: sois culpables pero no es nada en comparación con lo demás.

3º – Y sí, sabía perfectamente que todas mis tarifas en España no eran aplicables en el extranjero, justamente porque eso sí que lo anunciais claramente. Aunque en lo que se refiere a los datos, tampoco decis claramente cuál se va a aplicar. Es más, cuando llamé para saber cómo me habíais tarificado el MB es decir cuál era la tarifa por defecto, la operadora fue completamente incapaz de contestarme hasta el punto que me dijó que “no había tarifa de datos en roaming por defecto” y que ¡¡¡”ya me contestarían cuando recibiera la factura”!!! Típico de un servicio de maltrato al cliente.

4º – Tampoco podía imaginarme (no está a la vista en ningún sitio) que cobrabáis por paquetes de 100k. Es decir, cada envio de posición a Google Latitude por ejemplo (no llega a 5k) se cobra como 20 veces más de lo que es en realidad. Se ve que la honestidad os ha de ser impuesta por ley, como aquella que os obligó a cobrar por segundo desde el primero. Ya sé vuestra solución, tengo que desenchufar Google Latitude en el extranjero porque sé que nunca voy a perder mi móvil en el extranjero ¿no es así? Lógico: si sé que me vais a robar, la culpa es mía por no cambiar la combinación de la caja fuerte cada vez que me voy, y no vuestra por robarme. Seguramente eráis de aquellos que decían aquello de “la culpa de que la hayan violado es suya porque llevaba una mini-falda”

Este punto ya me cuesta -en todos los sentidos de la palabra- más obviarlo así que dejaremos que lo decida el juez.

5º – Lo peor de todo, lo más repugnante, es que  tampoco podía imaginarme que vuestra desonestidad llegase hasta tal punto que no haceís caso a las leyes como esta ley europea del 01 de Julio del 2009 sobre la facturación en roaming. Esa misma que dice que no se puede cobrar el MB en roaming a más de 1 € cuando vosotros me lo habáis facturado a… ¡¡¡4,883 € + IVA!!!

Muy bueno lo de “no podemos sabernos todas las leyes” y ” si quiere le paso con el departamento jurídico para que responda a sus dudas sobre leyes (¿¿¿Dudas!!!? yo no tengo dudas sobre esta ley, sólo quiero que la apliquéis)” pero lo vuestro es una tomadura de pelo.

Es más: quién infrije la ley a sabiendas de que lo hace es un delicuente. No es un error que haya que subsanar porque el error es fruto del desconocimiento del fallo. No. En vuestro caso, Vodafone conoce la ley pero no la aplica. Y eso es algo mucha más grave:  eso se llama robo, a conciencia y con premeditación.

Read Full Post »

… en concepto de consumo de datos en roaming (15 días en Francia).

Robafone

Lo que hay que saber:

– Como se puede apreciar en la imagen, tengo asignado umbrales de consumo de voz y datos: 30 y 20 € respectivamente. Para los que no están con Vodafone o están pero no los utilizan, cuando alcanzas estos limites, no puedes ni llamar ni navegar salvo que amplíes el umbral (vía Internet por ejemplo). Sin embargo, a pesar de computar la información en tiempo real independientemente de si estoy en España o fuera, estos limites no han funcionado.

– Mi teléfono marca un consumo (siempre poco exacto pero nunca drásticamente opuesto a la realidad) de datos de 14,27 Mb enviados y 87,69 Mb recibidos en los últimos 30 días. Total: 102 Mb en 30 días, la mitad de los cuales los pasé en España donde tengo una tarifa plana de 12 €/250 MB y descenso de la velocidad a continuación. Evidentemente, mi consumo de datos ha sido más moderado en Francia que en España con lo cual ni siquiera he llegado a los 50 Mb.

– La operadora de Vodafone ha sido incapaz de indicarme la tarifa a la cual me han facturado los Mb consumidos en roaming. Dice que “ninguna tarifa se me ha aplicado (sic)” y que “no hay tarifa por defecto“!!! Pero me dice que para ir al extranjero tengo que avisarlos antes para que me propongan una tarifa (¡WTF!)

La conclusión:

– El dicho es verdad: hoy era un buen día para mí en el que había llegado con muchas fuerzas e ilusiones para rematar el trabajo hecho para [Veni, Vidi, Bibi] en Burdeos (ver post anterior): ha llegado Vodafone y me lo ha jodido.

– Esto significa por supuesto denuncia + portabilidad. Pero ninguna de estas dos cosas compensará el tiempo y la energía malgastados en solucionar este timo en lugar de dedicarlo a mi proyecto y/o familia.

Read Full Post »

Esta mañana, me he tomado gran parte de mi doble dosis de cafeina con la Cuarta Página de El País. El artículo intitulado “Confesiones de pirata arrepentido” es obra de Luisgé Martín.

Si lo valoramos en su totalidad como conjunto de argumentos, no hay duda de que es un buen artículo puesto que, además de bien escrito, la mayoría de las opiniones me parecen acertadas: desde admitir abiertamente que se ha descargado como mínimo la mitad del vídeo/audio que tiene en casa hasta denunciar la hipócrita mascara de luchadores por la cultura libre que lleva mucha gente cuando lo único que pretenden es no pagar. También me parece que acierta en los últimos suspiros de su tribuna cuando pregunta a los que afirmamos que Internet es una fantástica oportunidad para que los músicos puedan promocionar conciertos qué tienen que hacer los guionistas, directores de cine, escritores y todo el gremio cultural cuya actuación en directo está más que comprometida. ¿Alguno se atreverá a contestar “vender camisetas”?

Pero los artículos de opinión no son sumas heteróclitas de argumentos sino hilos argumentados que aspiran a conducir a una conclusión. Y por mucho que la conclusión sea el único fallo de Luisgé Martin, el acierto de una opinión es similar al del fútbol: importa poco que hayas regateado medio campo y tres cuartos del equipo contrario si al final no la metes.

Luisgé cree que “(…) es necesario acabar (…) con el borrón de la piratería, que se ha convertido en un freno para las innovaciones comerciales del mundo de la cultura.” Me recuerda al ex-ministro Molina: con buenas intenciones pero nulos conocimientos en la materia. Hay que repetir una y otra vez que el módelo económico no puede residir en la venta de contenidos digitales que siempre podremos copiar sino en la creación de servicios que faciliten el acceso a ellos: desde el streaming de audio/vídeo de calidad hasta los portales con valor añadido más allá de pretender cobrar por la simple descarga de un archivo de bits.

La cultura es libre, pero no viene con camarero y menos aún en bandera de plata. Y puesto que os encanta decir que somos (fuimos/seremos) todos una generación de vagos que lo quieren todo hecho y al momento, fijo que pagaríamos para que nos la sirváis. ¿No?

Read Full Post »

He aquí el making-of de 1ipS (= Una idea para Simyo, más detalles si quieres 2 entradas más abajo) es decir, la herramienta-demostración matemática que sirve de base a la tarifa plana propuesta: https://spreadsheets.google.com/ccc?key=pU4F6xqiLwjGJkML0NKFnKQ&hl=es

  • En ella se parte de los 2 ejemplos siguientes…
    • Recarga de 5 € –> 50 minutos o SMS o 500 MB o cualquier combinación entre las 3 cosas (por ejemplo: 30 minutos + 10 SMS + 100 MB)
    • Recarga de 75 € –> 1.000 minutos o SMS o 10 GB o cualquier combinación entre las 3 cosas (por ejemplo: 300 minutos (5 horas) + 150 SMS + 5,5 GB)
  • Recuerda que cada establecimiento de llamada cuesta un minuto.
  • .. para calcular las variables a & b (celdas verdes) de la función matemática de tipo potencial:
    €/minuto = a *  Recarga ^ b que rige toda la tarifa y permite su carácter progresivo.
  • Puedes modificar estos ejemplos (las 4 celdas amarillas) a tu antojo y ver cómo influye sobre toda la tarifa. No dudes en dejarme en comentarios cuales son estos 4 valores que consideras adecuados para una tarifa justa. Justa para la empresa y para ti por supuesto ;-). Recuerda que no estamos hablando de tarifas mensuales: recargas cuando quieres, tu saldo tiene 6 meses de vigencia.
  • Tienes una calculadora que te indica, por cada recarga (celda naranja), a cuántos minutos y/o GB tienes derecho y el precio al que los pagas.

Read Full Post »

Older Posts »